La tecnología y el 2020: con Zoom como estrella, los cambios de un año marcado por la pandemia

0
5

El crecimiento del trabajo y estudio desde el hogar, más consumo de redes sociales y plataformas de streaming, junto a una evolución de los dispositivos y las conexiones en las casas fueron algunas de las tendencias más importantes.

Las videollamadas, protagonistas de los meses de aislamiento por el coronavirus.

¿Cuándo se establece cómo estándar una marca? Cuando su nombre es sinónimo del producto o acción. Mucha gente en la Argentina pide la mostaza por uno de los fabricantes más populares del país. Buscar algo en Internet directamente se dice “googlear”. Y en 2020, con la pandemia por el coronavirus, las videollamadas prácticamente pasaron a llamarse “Zoom”.

¿La clave del éxito? Simplicidad para usarlo en computadoras, tablets o teléfonos, opciones variables y una contra que para muchos fue una salvedad: un límite de tiempo para cortar la charla y que no dure horas. Por supuesto, el “fenómeno Zoom” no es exclusivo de la Argentina sino del mundo. La plataforma alcanzó en septiembre 663 millones de usuarios, 355% más que en 2019. También confirmaron que llegaron a tener 300 millones de participantes en reuniones por día y, en total, la empresa consiguió en 2020 un 458% más de usuarios.

Antes del COVID-19, en Latinoamérica, solamente 1 de cada 3 empleados hacía home office. Con el aislamiento preventivo y social obligatorio en gran parte del continente ese número estuvo cerca de llegar al 100%. Lo mismo pasó con la educación, por lo que muchas casas tuvieron que reequiparse. La única computadora o tablet de los hogares debió multiplicarse para satisfacer las necesidades de todos los integrantes de la familia. Los fabricantes de computadoras y accesorios rompieron stock, especialmente de los productos más accesibles y de los accesorios que se transformaron en indispensables: webcams y micrófonos.

La venta de computadoras creció en el segundo trimestre del año (período que abarca los meses de abril, mayo y junio) después de un arranque de 2020 en el que la cadena de suministro “se vio gravemente interrumpida debido a la pandemia”, comentaron desde Gartner.

Según señaló Mikako Kitagawa, director de investigación en Gartner, “el aumento en la demanda de computadoras portátiles no continuará más allá de 2020, ya que los envíos se vieron impulsados principalmente por las necesidades comerciales a corto plazo debido al impacto de la pandemia”.

En ese mismo sentido, Jitesh Ubrani de IDC dijo que “la fuerte demanda impulsada por el trabajo desde el hogar y las necesidades de aprendizaje electrónico superaron las expectativas anteriores y una vez más pusieron a la PC en el centro de la cartera tecnológica de los consumidores”.

El analista agregó que resta por ver si esta demanda y el alto nivel de uso continúan durante una recesión y en el mundo posterior al coronavirus, ya que “los presupuestos se están reduciendo mientras las escuelas y los lugares de trabajo reabren”.

Redes, streaming y “hágalo usted mismo”
El consumo en línea, de redes sociales y de servicios de streaming también creció. Diversos estudios confirmaron que los usuarios dedicaron 30% más de tiempo a plataformas como Instagram, Twitter, Facebook y TikTok. El contenido de películas y series también recibió el impulso pandémico: 30% de aumento en el consumo y hasta 54 minutos extra de visualización por usuario. Sí, para muchos el tiempo que no se destinó a viajar se convirtió en un ahora adicional para mirar algo a través de Internet.

La gente se volcó a hacer cosas en la casa, especialmente cocinar. El pan casero, boom pandémico.

Otro de los booms de la pandemia fue el “DIY” (las siglas en inglés de “do it yourself” o hágalo usted mismo). YouTube y otras plataformas rompieron récord de visualizaciones con la fabricación casera de barbijos, el pan de masa madre, las recetas de cocina en general y hasta la fabricación de compost, para reciclar productos orgánicos. Más tiempo en casa se tradujo también en mejoras para el hogar, preparación de comidas en familia y, por supuesto, compras a domicilio.

Ventas por Internet y pagos digitales

Como muestra basta un botón. En la edición 2020 del Cyber Monday se vendieron un total de 6 millones de productos. 60% más que en 2020 con una facturación que creció un 76% respecto al año anterior. La mayoría de las cosas, por supuesto, entregadas por “los chicos de las motos” (o las bicis), que también vieron incrementada su actividad. En los meses más extremos, además, se convirtieron en el contacto con el mundo de muchas personas.

Las compras online y las billeteras virtuales crecieron en la pandemia.

Además, un informe de la Universidad Abierta Interamericana reveló que el 90% de los compradores estuvo satisfecho con sus compras online y el 58.6% señaló que no conoce a personas que hayan sufrido una estafa en las compras en línea durante los meses de aislamiento. Además, el 78% de los encuestados dijo que seguirá comprando por Internet después de la pandemia, mientras que el 22% aseguró que no lo hará.

El avance de la tecnología también sirvió para evolucionar las “billeteras” argentinas. Las transferencias electrónicas, los pagos con códigos QR (que también se usan para ver el menú en bares y restaurantes), todo sirvió para evitar el contacto con otras personas y para no tocar billetes al hacer compras. Las ofertas de billeteras digitales se multiplicaron en 2020 y la tendencia que llegará en 2021 son los pagos “contactless”, muy populares en varios países, para apoyar la tarjeta y abonar, sin tener que entregarla ni firmar comprobantes.

Si la plata está en el celular, lo mismo pasó con los documentos. Ya existían a través de Mi Argentina la cédula verde y azul y el registro de conducir, a lo que se empezó a sumar el DNI digital. Pero en 2020 el teléfono se transformó en un permiso de circulación casi distópico, con el que muchos trabajadores exceptuados pudimos movernos, con cierta libertad, en los períodos de aislamiento más extremo.

De esta forma, en 2020 se terminó de consolidar una tendencia que parece no tener fin: el celular como una extensión de la mano. En lo lúdico, en lo laboral y en lo familiar, es una ventana al mundo. ¿El cambio de paradigma? En 2020 muchos volvieron a priorizar la computadora en el hogar como un centro de entretenimiento, trabajo y estudio.

Dejanos tu comentario